LA SANTA IGLESIA CATOLICA



   ¿Qué objetivo, (se preguntaba el Papa León XIII), persiguió Cristo al fundar la Iglesia?, ¿Qué se propuso? Una sola cosa: transmitir a la Iglesia, para continuarlos, la misión y el mismo mandato que Él había recibido de su Padre. 

   Estos textos son eco directo de la Sagrada Escritura: Juan 17,18; 20,21; Mateo 28,18-19; Lucas 10,26; 1 Corintios 5,20.

   Cristo es la cabeza y constituye la salvación; la Iglesia es su Cuerpo, y constituye su culminación. Su papel consiste en comunicar a los hombres esa salvación ya conseguida definitivamente por Cristo.

   La Iglesia es ese Cuerpo que debe crecer hasta alcanzar su talla adulta (Efesios 4,13) y convertirse en el Cristo total, y que debe extender el Reino hasta los confines del mundo.

   Etimológicamente, Iglesia significa reunión, congregación de personas, y católica significa universal.

ORIGEN DE LA IGLESIA

   Toda la vida de Jesucristo estuvo orientada a fundar su Iglesia. Pueden en ella distinguirse los siguientes momentos:

1.-Preparó su fundación instruyendo a sus discípulos y a sus Apóstoles durante tres años, haciéndoles aptos para la predicación de su doctrina.

2.-Fundó la Iglesia cuando, después de haber instruido a un número amplio de discípulos (Lucas 6,17; 19,37-39), de entre ellos elige a doce "para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar" (Marcos 3,13-14).

   En efecto, el Señor les escoge para que:

   Convivan con Él: ésta era una característica de todo discípulo rabínico, ya que el aprendizaje de la Ley era una sabiduría práctica que se adquiría contemplando actuar a los maestros. Él Señor:

--Les instruye acerca de los misterios del Reino (Marcos 4,10-11).
--Les descubre el sentido de las parábolas (Marcos 7,17).
--Les enseña aparte (Marcos 6,31), estableciendo una neta diferencia entre ellos y los demás (Marcos 9,28-30).
--Les revela el futuro de Jerusalén y el comienzo de la nueva era (Marcos 13,3ss) y sobre todo, el misterio de su Pasión y de su Muerte (Marcos 8,31; 9,30; 10,32).

   En vistas al apostolado: por eso les llama Apóstoles (Lucas 6,13). El Señor les dará la misión de predicar su doctrina por todo el mundo, confiriéndoles el triple poder de enseñar, santificar y gobernar a los fieles (Mateo 28,18).

   Como la jerarquía de los Apóstoles necesitaba un principio de unidad estable, una cabeza que rija, gobierne y mantenga unida a la grey, "para que el episcopado fuese uno solo e indiviso, estableció al frente de los demás Apóstoles al bienaventurado Pedro" (Cont. Lumen Gentium, n.18).

3.-Constituyó definitivamente a la Iglesia en la Cruz. Santificándose por su pueblo, el Siervo de Yavhé sella con su sangre la nueva y definitiva alianza entre Dios y los hombres, constituyendo a su Iglesia como realidad eficiente de salvación (acontecimiento de gracia) y como sacramento eficaz para conseguir esa salvación.

   Su Resurrección es el nacimiento de la Iglesia porque por ella el Sacrificio de la Cruz aparece como la realización del designio de Dios sobre el mundo "¿no era acaso necesario que el Cristo padeciera esas cosas para entrar en su gloria?" (Lucas 24,26). La entrada en la gloria, la Resurrección, constituye la inauguración del Reino.

EL TIEMPO DE LA IGLESIA: PENTECOSTES

   Los Apóstoles comenzaron a cumplir la misión que Cristo les confió el mismo día de Pentecostés, con éxito tan admirable que San Pedro convierte ese día a 3,000 personas con su primera predicación (Hechos de los Apóstoles 2,41), y más adelante a 5,000 con la segunda (Hechos 4,4).

   Luego los Apóstoles se esparcieron por todo el mundo, e iban fundando comunidades cristianas donde predicaban. Estas comunidades eran regidas por Obispos consagrados por ellos, y estaban unidas entre sí por una misma fe, unos mismos sacramentos y un mismo jefe común: San Pedro y sus sucesores.

CUALIDADES DE LA IGLESIA: VISIBLE, PERPETUA, INMUTABLE E INFALIBLE

   Jesucristo quiso que adornaran a su Iglesia cuatro cualidades; que fuera visible, perpetua, inmutable e infalible.

1.-Su visibilidad consiste en que es una sociedad visible y exterior.

   En efecto, Jesucristo:
a) Estableció un signo visible para entrar a ella: el bautismo.
b) Puso a su cabeza autoridades visibles: San Pedro, los demás Apóstoles y sus sucesores.
c) Le procuró medios exteriores de santificación: la predicación, los sacramentos, la obediencia a la autoridad.

2.-Su perpetuidad consiste en que perdurará siempre, pues tiene la promesa de Cristo: "Yo estaré con vosotros hasta el fin de los siglos" (Mateo 28,20).

3.-Su inmutabilidad consiste en que ha conservado y conservará invariable el tesoro que recibió de Cristo, a saber: el dogma, la moral y los sacramentos.

4.-Su infalibilidad consiste en no poder errar en asuntos pertinentes a la fe y a la moral.

   La infalibilidad es necesaria a la Iglesia porque Dios asoció la salvación a la pertenencia a la Iglesia: "el que creyere y se bautizare, se salvará" (Marcos 16,16). Pero si la Iglesia pudiera errar, ya no sería garantía absoluta de salvación, lo cual repugna a Su Sabiduría.

LAS NOTAS DE LA VERDADERA IGLESIA: UNA, SANTA, CATOLICA Y APOSTOLICA 

   Fuera de la Iglesia Católica hay dentro del cristianismo algunas otras iglesias, las principales son las protestantes y las cismáticas. Para distinguir la verdadera Iglesia de las que no lo son, podemos acudir a cuatro notas, que la caracterizan, señaladas por el mismo Jesucristo.

   La verdadera Iglesia debe ser una, santa, católica y apostólica.

a) Debe ser una, porque Jesucristo no quiso fundar sino una sola Iglesia con una sola doctrina y un solo jefe (Mateo 16,18; Juan 10,16; Mateo 12,25).

b) Debe ser santa, porque Cristo la fundó para santificar a los hombres (Efesios 5,27).

c) Debe ser católica, porque Cristo la estableció para todos los pueblos y para todos los tiempos (Mateo 28,19; Hechos 1,8).

   La expresión Iglesia Católica (universal aparace por primera vez en San Ignacio de Antioquía y ya en el siglo VI se ha convertido en nombre propio de la Iglesia.

d) Debe ser Apostólica, ya que si la catolicidad nos presenta la presencia de Cristo en todo el mundo, la apostolicidad nos habla de su continuidad a través de los siglos. La Iglesia es Apostólica porque todos sus elementos esenciales proceden de Cristo a través de los Apóstoles, y están garantizados por una sucesión ininterrumpida hasta el fin de los tiempos. La apostolicidad es uno de los argumentos más utilizados para mostrar la legitimidad de la misión de la Iglesia.

   Esta continuidad profunda de la Iglesia a través de los siglos constituye uno de los signos más claros de la asistencia divina.

Página Principal

(Pbro. José Manuel Silva Moreno)